Directorio

Directorio

Entradas populares

jueves, 16 de febrero de 2017

Edificios símbolos en el abandono “castillo” de la Cruz Roja y la Estación del Ferrocarril de Ecatepec






María de la Asunción García Samper
José Manuel Marmolejo Delgado
La antigua casona Neogótica y Nouveau de mediados del siglo XIX y XX, nos referimos al edificio de la antigua Cruz Roja, llamado por el vecindario “el Castillo” localizado en el barrio de San José Xaxalpa, es de un estilo Neogótico, el cual surge en Inglaterra entre 1800 a 1860, proyectado por A. W. Pugin (1812-1852) y Charles Barry (1795-1860).

Con la utilización del ladrillo y de materiales de fierro forjado, como aun lo muestran sus balcones y rejas.
Más tarde con el advenimiento del Arte Nouveau, queda impreso en este hermoso edificio, que en algún tiempo de su historia fungió como casa habitación de personas acomodadas de la región de Ecatepec y quienes le dieron un aire o estilo de los barrios burgueses, como también lo vamos a ver impreso en la edificación hermosísima que nos presenta la estación del Ferrocarril de Ecatepec y en otras estaciones ya desaparecidas, como son las de Xalostoc y Santa Clara Coatitla, así como la de Tulpetlac, por cuyas vías pasaba una máquina que le denominaban la Cucaracha.

La información escrita y oral, afirma que también la Cucaracha circulaba de manera paralela al Gran Canal, hasta lo que hoy es el Puente de Fierro o del Arte, que se dice mandara construir el gran arquitecto Gustavo Eiffel, el mismo autor de la Torre Eiffel en Paris Francia.
Otra característica del estilo es la completa liberación de las formas del pasado. Luego de los grandes avances tecnológicos del siglo, el desarrollo de la industria, la ciudad moderna, con nuevos ideas urbanísticas y tipologías estructurales, todavía faltaba el nuevo estilo, un nuevo lenguaje. La liberación de las formas tradicionales se apoyó en el uso de nuevas tecnologías y en el uso de éstas para materializar los nuevos gustos. Así como la tendencia de usar muchos materiales en un mismo edificio: la piedra, el ladrillo, la cerámica, el vidrio, la madera, la variedad de colores, la búsqueda de agrupar más sectores productivos. La relación con la naturaleza es tan importante que su organicidad inspira la propia conformación arquitectónica.

En su parte superior lleva un almenado de ladrillo rojo, herrería reforzada y anillada muy característica de finales de la época novohispana e inicios del modernismo, corren muchas versiones sobre los personajes que la habitaron antes de ser utilizada como hospital de la Cruz Roja y también conocemos que un grupo de vecinos interesados en la protección de su patrimonio histórico, realizaron varios trabajos de rescate de este hermoso castillo como así se le ha referido. Ellos nos relatan lo siguiente :
Eran las cinco de la tarde de aquel sábado, cuando un grupo de vecinos decidimos ingresar a la legendaria y añosa construcción de la Cruz Roja en Ecatepec en Xaxalpa, conocida como El Castillo por su hermoso almenado de ladrillo rojo. El olor a excremento, orines y mugre era insoportables. Sin embargo, nuestra convicción de que se trataba de un inmueble histórico de gran trascendencia para Ecatepec y de que tendría que ser recuperado, hizo que el hedor fuera sólo una pequeña molestia a nuestro olfato. En la casona encontramos a un sinnúmero de indigentes que hacían de ésta su morada. Naturalmente, tuvieron que buscar otro hábitat. Dimos inicio a la limpieza de la casa, que estaba cargada de varias toneladas de desechos: sillones con pulgas, colchones y cobijas apestosas, ropa interior de mujer, botellas de cerveza y licor vacías, jeringas de plástico, cientos de botes amarillos de solvente… y carbón por todos lados, entre mucha cosas más. Los negros tizones procedían de las hermosas puertas y ventanas que fueron quemadas sin miramiento alguno por los indigentes para apaciguar el frío. Aún quedaba una o dos muestras de portillos y portones, que por fortuna, hasta la fecha conservan su hermosura y su utilidad práctica. Desde luego, la limpieza del lugar -cuyas paredes estaban completamente ahumadas, grafiteadas y algunas con importante desprendimiento de yesos- nos llevó meses y más meses de ardua labor, en la que no sólo participamos el grupo inicial que penetró al recinto, sino también decenas de maestras, maestros, madres de familia, vecinos y muchos voluntarios más. Nuestro corazón -y nuestra conciencia- se llenaron de gozo cuando al fin pudimos recuperar con nuestro esfuerzo, la dignidad y la gran belleza de la casa, la cual por su arquitectura nórdica o tal vez inglesa, con sus tres maravillosas chimeneas, es única no sólo en Ecatepec sino en todo el Estado de México… pero nuestro gozo se fue al pozo: apareció un individuo, un leguleyo mercachifles, que sin ningún derecho y ante la debilidad del Gobierno Municipal de Ecatepec, hizo que el inmueble se cerrara de nueva cuenta y hoy… ha recuperado todas las pulgas, hediondez y basura que nosotros combatimos con amor y entereza.
De esta magnífica construcción se cuentan interesantes leyendas, de las cuales sólo nos referiremos a tres. A una de ellas, la intitularemos: Dignidad. Vecinos de las colonias adyacentes a la antigua Cruz Roja, cuentan que aquí vivía una pareja. Él, un individuo torvo y caciquil al que le encantaba el juego y la bebida. Ella, un ama de casa digna e inteligente. Una noche el hombre llegó a su casa con algunos amigos, entre ellos varios políticos de Ecatepec y le dijo a su bella y digna mujer: -Jugué, perdí todo. Tuve que apostarte a ti y también te perdí, así es que te vas con este señor. -Sí, iré con él… ¿pero cómo voy a salir así? Déjame subir a arreglarme un poco. El marido jugador accedió y la esposa aprovechó para escapar por la puerta trasera de la casa. Ella corrió, corrió y corrió, entre las nopaleras, los abrojos y las tierras pantanosas de Xaxalpa, hasta llegar a la Estación del Tren Ecatepec. Abordó el ferrocarril con dirección a Veracruz y permaneció oculta en un pueblo cercano a Tepetlaoztoc, en Texcoco, hasta que pudo mudarse a vivir al norte del país. El fulano que tenía como marido, nunca pudo volverla a ver.
Otra anécdota de la Casa de la Cruz Roja, nos fue contada por un gran amigo nuestro, que cuando niño conoció la residencia en todo su esplendor. Nos dice que en ésta vivía un matrimonio de estadunidenses con sus tres hijos. Nuestro informante comenta que él era amigo de esos tres niños y además compañero de uno de ellos en la escuela. Estalló la Segunda Guerra Mundial y uno de los muchachos fue llamado a formar filas dentro del ejército estadunidense. Ese joven nunca regresó de la contienda bélica. No se sabe si murió o qué otra cosa le pasó. Esa desgracia hizo que la familia abandonara su hogar. Jamás se volvió a saber nada de ellos.
Lo último que diremos sobre la Casa de la Cruz Roja -lo cual nos fue narrado por voluntarios de la benemérita institución- es que este centro recibió siempre un gran respaldo económico y moral de la Sonora Santanera, grupo musical que entre otras aportaciones relevantes donó a la Cruz Roja la primera ambulancia equipada de origen como tal. Las anteriores sólo eran camionetas adaptadas como ambulancias. La Cruz Roja de Ecatepec, con el apoyo de la Sonora Santanera, era la más importante de la región y daba servicio hacia Teotihuacán, Texcoco, Coacalco, Tultitlan, Tultepec y a muchos otros municipios mexiquenses. Es un gran orgullo haber pertenecido como voluntario a la antigua Cruz Roja de Ecatepec. Cuando Carlos Colorado, fundador de la Sonora Santanera, sufrió un accidente automovilístico en el estado de Tabasco -mismo que finalmente le costó la vida- desde Ecatepec partieron diversas ambulancias de la Cruz Roja a prestar su auxilio.

Estación del Ferrocarril de Ecatepec. El edificio ostentó en su fachada y lo sigue conservando, el estilo neoclásico. Estilo introducido a México en 1887 por el Presidente Porfirio Díaz. El historicismo, también denominado romanticismo, desarrollado principalmente en el siglo XIX y principios del XX, concentraba todos sus esfuerzos en recuperar la arquitectura de tiempos pasados. Se trataba de imitar estilos arquitectónicos de otras épocas, incorporándole algunas características culturales de esos siglos, mientras que la arquitectura ecléctica se dedicaba a mezclar estilos para dar forma a algo nuevo. En su morfología, es muy similar a la edificación que mandó construir el hacendado de la familia de los Reyes -quien fue compadre de don Porfirio Díaz- en el pueblo de santa Maria Tulpetlac, edificio que hoy alberga a la biblioteca del ISSSTE y a la Delegación Municipal. La costumbre era la de utilizar ya los techos planos, pero conservando la viguería y el uso del ladrillo y la cantera tanto en interiores como en exteriores, con patios interiores y alrededor del mismo las habitaciones y otras áreas de la casona, la cual por lo general se componía de dos pisos.
El investigador Enrique Escalona, nos informa que la Estación del Ferrocarril de San Cristóbal Ecatepec de Morelos, está en la línea S, Kilometro: 35.7 y fue edificada sobre la línea troncal México-Veracruz, que fue inaugurada en enero de 1873. A finales de 1863, estaban terminadas las secciones de Veracruz a la Soledad y de México a La Villa y se hallaban en construcción pequeñas secciones de La Villa a Teotihuacan. El 1o. de agosto de 1866 fue abierta al servicio público la línea entre México y Apan, pasando por San Cristóbal (Ecatepec).