Directorio

Directorio

Entradas populares

sábado, 28 de noviembre de 2015

LATURTURARON PARA MATARLA




CIU­DAD NE­ZA­HUA­CÓ­YOTL, Méx., 27 de no­viem­bre.- Con vi­si­bles hue­llas de tor­tu­ra, ama­rra­do de pies y ma­nos y una bol­sa de plás­ti­co en­re­da­da en la ca­be­za, fue en­con­tra­do es­ta ma­ña­na aban­do­na­do en una de las en­tra­das de los ti­ra­de­ros del Bor­do de Xo­chia­ca, el ca­dá­ver de una mu­jer de apro­xi­ma­da­men­te 35 años de edad.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce tan­to la iden­ti­dad de la aho­ra oc­ci­sa co­mo de los pre­sun­tos ho­mi­ci­das, los cua­les, se­gún di­je­ron por la for­ma en que ac­tua­ron, no des­car­ta­ron que ha­yan con­su­ma­do una ven­gan­za de pre­sun­tos de­lin­cuen­tes.

El ca­dá­ver de la des­co­no­ci­da, quien ves­tía una su­da­de­ra azul ma­ri­no, ma­llo­nes ne­gros, sin za­pa­tos, fue en­con­tra­do mi­nu­tos an­tes de las 6:00 de la ma­ña­na de hoy vier­nes, aban­do­na­do en una de las puer­tas de los ti­ra­de­ros de ba­su­ra del Bor­do de Xo­chia­ca, ubi­ca­dos en el en­tron­que del Pe­ri­fé­ri­co Orien­te y la Ave­ni­da Bor­do de Xo­chia­ca y la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Tex­co­co, en la Co­lo­nia El Sol, en es­te mu­ni­ci­pio.

Al­gu­nos pe­pe­na­do­res que ya ini­cia­ban con un nue­vo día de la­bo­res, al per­ca­tar­se que en la zo­na de ac­ce­so a los ti­ra­de­ros se en­con­tra­ba ti­ra­da una mu­jer, ama­rra­da de pies y ma­nos con la­zos, con una bol­sa de plás­ti­co en­vuel­ta en la ca­be­za y que al pa­re­cer ya es­ta­ba muer­ta, de in­me­dia­to die­ron par­te a las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas.

En aten­ción al re­por­te de los pe­pe­na­do­res, en cues­tión de mi­nu­tos al lu­gar arri­ba­ron ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la CECS, quie­nes al con­fir­mar que la da­ma ya es­ta­ba muer­ta, acor­do­na­ron to­da la zo­na y pi­die­ron la in­ter­ven­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co pa­ra que die­ra fe de los he­chos.

Du­ran­te las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res que prac­ti­có en el lu­gar del ha­llaz­go, el MP in­for­mó que la oc­ci­sa que­dó ti­ra­da bo­ca arri­ba y que a sim­ple vis­ta se la apre­cia­ban hue­llas de tor­tu­ra, ade­más de que es­ta­ba ama­rra­da de pies y ma­nos con un la­zo ca­fé y que te­nía en­vuel­ta una bol­sa de plás­ti­co trans­pa­ren­te en la ca­be­za, lo que a de­cir del mis­mo MP, in­di­ca que pu­do ha­ber muer­to as­fi­xia­da, ya que no se le ob­ser­va­ron he­ri­das por ar­mas de fue­go o pun­zo­cor­tan­tes en el cuer­po.

Ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial que se en­con­tra­ban en la mis­ma es­ce­na del cri­men re­co­gien­do pis­tas y evi­den­cias, in­for­ma­ron que al pa­re­cer la mu­jer fue ase­si­na­da en otro lu­gar y que su o sus ver­du­gos úni­ca­men­te lle­ga­ron a los ti­ra­de­ros, se­gu­ra­men­te du­ran­te la ma­dru­ga­da de hoy, pa­ra aban­do­nar el cuer­po, pues du­ran­te la en­tre­vis­ta que tu­vie­ron con va­rios de los pe­pe­na­do­res, to­dos ase­gu­ra­ron que nun­ca se die­ron cuen­ta del mo­men­to en que el ca­dá­ver de di­cha mu­jer fue de­ja­do en la zo­na.

Los mi­nis­te­ria­les, in­for­ma­ron que aun­que nin­gu­no de los re­co­lec­to­res de ba­su­ra iden­ti­fi­có a la mu­jer, exis­te la sos­pe­cha de que sí era co­no­ci­da por ellos y que al­gu­no de los mis­mos pe­pe­na­do­res pu­do ser el res­pon­sa­ble del cri­men, por lo que en un in­ten­to por acla­rar es­te fe­mi­ni­ci­dio y lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los pre­sun­tos ho­mi­ci­das, ase­gu­ra­ron que ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y con­fia­ron en que con­for­me avan­cen los tra­ba­jos po­li­cia­cos y la oc­ci­sa sea iden­ti­fi­ca­da, pue­dan re­sol­ver es­te ca­so.

HORROSO ENCUENTRAN CUERPO DESCUARTIZADO DE MUJER EN ECATEPEC




ECA­TE­PEC, Méx., 27 de no­viem­bre.- Ma­ca­bro ha­llaz­go rea­li­za­ron mo­ra­do­res de es­ta lo­ca­li­dad, al des­cu­brir den­tro de tres cos­ta­les de yu­te el ca­dá­ver des­cuar­ti­za­do de una mu­jer.

Ele­men­tos de la CESC que fue­ron los pri­me­ros en lle­gar al lu­gar del ha­llaz­go, lue­go del lla­ma­do de au­xi­lio de al­gu­nos tran­seún­tes, in­for­ma­ron que los res­tos de es­ta mu­jer de quien no se pro­por­cio­nó ma­yo­res ca­rac­te­rís­ti­cas, fue­ron en­con­tra­dos al fi­lo de las 9:30 de la ma­ña­na de hoy vier­nes, aban­do­na­dos so­bre la Vía Mo­re­los, a la al­tu­ra de la Co­lo­nia San­ta Cla­ra.

A pe­sar que en su mo­men­to se pen­só que los tres cos­ta­les con­te­nían ba­su­ra e in­clu­so tie­rra, di­je­ron los es­ta­ta­les, cuan­do los mis­mos tran­seún­tes se per­ca­ta­ron que va­rios pe­rros ron­da­ban de ma­ne­ra in­sis­ten­te los bul­tos y que por to­dos los me­dios in­ten­ta­ban abrir­los, lle­va­dos por la cu­rio­si­dad se acer­ca­ron y de en­tra­da ob­ser­va­ron que es­cu­rría san­gre y en se­gui­da te­rri­ble sor­pre­sa se lle­va­ron al mo­men­to en que des­cu­brie­ron que los tres cos­ta­les es­con­dían las par­tes del cuer­po de una per­so­na.

Ele­men­tos de la CESC in­for­ma­ron que al con­fir­mar que den­tro de los tres cos­ta­les se es­con­dían la ca­be­za, los bra­zos, las pier­nas y el tó­rax de una per­so­na, de in­me­dia­to acor­do­na­ron to­da la zo­na y pi­die­ron la in­ter­ven­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co pa­ra que die­ra fe de los he­chos.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do el mi­nis­te­rio pú­bli­co arri­bo al lu­gar y prac­ti­có las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res, con­fir­mó que los tres cos­ta­les es­con­dían el ca­dá­ver des­cuar­ti­za­do de una mu­jer, de quien no dio ma­yo­res por­me­no­res y pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de cu­rio­sos y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, or­de­nó que los tres bul­tos fue­ran tras­la­da­dos tal y co­mo se en­con­tra­ban a las ins­ta­la­cio­nes del Se­me­fo del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal, don­de se prac­ti­ca­rían to­das las di­li­gen­cias y pe­ri­ta­jes ne­ce­sa­rios y se ini­cia­ría con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes pa­ra acla­rar es­te ca­so.

ACRIBILLAN A CUATRO EN NAUCALPAN





NAU­CAL­PAN, Méx., 27 de no­viem­bre.- Un jo­ven de apro­xi­ma­da­men­te 28 años de edad y su pa­re­ja sen­ti­men­tal, una jo­ven­ci­ta de 23, fue­ron bru­tal­men­te ase­si­na­dos a ba­la­zos por un gru­po de de­lin­cuen­tes, has­ta el mo­men­to des­co­no­ci­dos, que los sor­pren­dió cuan­do ca­mi­na­ban por os­cu­ra ca­lle y que con sa­ña inau­di­ta les dis­pa­ra­ron en por lo me­nos 28 oca­sio­nes.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que aun­que por el mo­men­to se des­co­no­ce con exac­ti­tud el mó­vil del do­ble ho­mi­ci­dio, no des­car­ta­ron que la pa­re­ja ha­ya si­do ase­si­na­da en una ven­gan­za de ti­po pa­sio­nal, cu­yo blan­co al pa­re­cer fue la mu­jer, pues a un cos­ta­do de su cuer­po se en­con­tró una fo­to­gra­fía de dos ni­ños que al pa­re­cer eran sus hi­jos, aun­que por la sa­ña con que ac­tua­ron los cri­mi­na­les tam­po­co se des­car­ta una ven­gan­za de pre­sun­tos dis­tri­bui­do­res de dro­ga, por lo que en un in­ten­to por acla­rar los he­chos, po­li­cías mi­nis­te­ria­les ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de es­tos dos jó­ve­nes, que al pa­re­cer man­te­nían una re­la­ción sen­ti­men­tal, se re­gis­tra­ron mi­nu­tos an­tes de las 22:00 ho­ras de ayer jue­ves en la es­qui­na de las ca­lles Juan de la Ba­rre­ra y Ni­ños Hé­roes, en la Co­lo­nia Hi­dal­go, en es­te mu­ni­ci­pio, que du­ran­te los úl­ti­mos días se ha vis­to afec­ta­do por una se­rie de he­chos de vio­len­cia.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las ver­sio­nes que die­ron al­gu­nos de los ve­ci­nos que pi­die­ron ano­ni­ma­to, por mo­ti­vo de se­gu­ri­dad, la no­che de ayer la pa­re­ja ca­mi­na­ba con to­da nor­ma­li­dad por la zo­na an­tes re­fe­ri­da, cuan­do fue­ron sor­pren­di­dos por un gru­po de de­lin­cuen­tes, con quie­nes pri­me­ra­men­te dis­cu­tie­ron aca­lo­ra­da­men­te, e in­clu­so uno de ellos ja­lo­neó a la mu­jer y le arre­ba­tó su bol­so de don­de sa­có una fo­to­gra­fía, don­de apa­re­cían dos ni­ños y en se­gui­da sin la más mí­ni­ma con­tem­pla­ción los ase­si­na­ron a que­ma­rro­pa, al dis­pa­rar­les en más de 20 oca­sio­nes.

El acom­pa­ñan­te de la mu­jer al ver que és­ta era ja­lo­nea­da, tra­tó de de­fen­der­la; sin em­bar­go, cuan­do se per­ca­tó que los agre­so­res sa­ca­ron de en­tre sus ro­pas ar­mas de fue­go, en un ins­tin­to de so­bre­vi­ven­cia co­rrió con la in­ten­ción de es­ca­par, pe­ro no lo­gró su ob­je­ti­vo pues cua­tro me­tros ade­lan­te ca­yó muer­to, a con­se­cuen­cia de los múl­ti­ples ba­la­zos que le dis­pa­ra­ron sus ver­du­gos.

Du­ran­te el ti­ro­teo, los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes tam­bién eje­cu­ta­ron a la mu­jer y al con­su­mar la do­ble eje­cu­ción y per­ca­tar­se que va­rios de los ve­ci­nos te­me­ro­sos ya in­da­ga­ban qué ha­bía pa­sa­do, sa­lie­ron co­rrien­do pa­ra dar­se a la fu­ga y per­der­se en­tre las os­cu­ras ca­lles del lu­gar, sin que has­ta el mo­men­to se se­pa na­da de su iden­ti­dad y po­si­ble pa­ra­de­ro.

Los mis­mos ve­ci­nos al es­cu­char las cons­tan­tes de­to­na­cio­nes de ar­mas de fue­go y per­ca­tar­se que la pa­re­ja ha­bía si­do ase­si­na­da, de in­me­dia­to pi­die­ron el au­xi­lio de la po­li­cía; sin em­bar­go, cuan­do ele­men­tos de la CESC y de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal arri­ba­ron al lu­gar, ya era de­ma­sia­do tar­de, pues los ba­lea­dos ya ha­bían muer­to y sus ver­du­gos es­ca­pa­ron.

Du­ran­te las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res que prac­ti­có en la es­ce­na del cri­men, el MP in­for­mó que la mu­jer que­dó ti­ra­da so­bre su cos­ta­do de­re­cho y que el hom­bre bo­ca arri­ba a cua­tro me­tros de dis­tan­cia y que am­bos pre­sen­ta­ban al me­nos 12 ba­la­zos en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po, al pa­re­cer de pis­to­las ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros y .357 mag­nun, pues en to­da la zo­na se en­con­tra­ron al me­nos 28 cas­qui­llos per­cu­ti­dos de di­chas ar­mas.

Por su par­te, en un in­ten­to por acla­rar el do­ble ho­mi­ci­dio y lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los res­pon­sa­bles, po­li­cías mi­nis­te­ria­les in­for­ma­ron que ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y de en­tra­da se­ña­la­ron que só­lo es­pe­ran a que los oc­ci­sos sean iden­ti­fi­ca­dos pa­ra co­no­cer con exac­ti­tud cuá­les fue­ron las po­si­bles cau­sas por las que fue­ron ase­si­na­dos de esa for­ma y quié­nes pu­die­ron ser los res­pon­sa­bles.